Emmanuel.jpg

¿POR QUÉ

VINO JESÚS?

Landscape.jpg

    La Encarnación está en el centro de la fe cristiana. De hecho, si una persona niega la Encarnación, está negando el cristianismo. Escuche las palabras de Juan:

"Porque muchos engañadores han salido al mundo, aquellos que no confiesan la venida de Jesucristo en la carne". Tal es el engañador y el anticristo "(2 Juan 7).

Eso es bastante fuerte. Sería difícil darle más importancia a la Encarnación que Juan aquí.

¿Por qué la Encarnación es tan importante?

¿Por qué es importante que Dios el Hijo adoptara una naturaleza humana?

   

Buscame.jpg
Manger.jpg

En la Biblia se repite en más de una veintena de pasajes  específicamente  cosas como "Jesucristo vino a hacer" esto o aquello. Es decir, no tenemos que especular acerca de por qué vino Jesús. De hecho, podemos escuchar la propia Palabra de Dios al respecto.

La gran mayoría de estas referencias nos dicen que Jesús vino a salvarnos del pecado. Por ejemplo, Jesús dice:

"No he venido para llamar a los justos, sino a los pecadores" (Marcos 2:17).

 

Él vino a dar su vida en rescate (Marcos 10:45), lo que significa que necesitábamos ser rescatados.

Él vino " a buscar y salvar al perdido" (Lucas 19:10).

El resto de los escritores del Nuevo Testamento también lo enseñaron.

Pedro predicó que Dios envió a Jesús "para que te bendiga haciendo que cada uno de vosotros se aparte de su maldad" (Hechos 3:26).

 

Pablo nos dice que "Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores" (1 Timoteo 1:15).

 

El escritor de Hebreos dice que "apareció una vez para siempre al final de las edades para quitar el pecado por el sacrificio de sí mismo" (Hebreos 9:26).

Y Juan dice que Dios el Padre "nos amó y envió a su Hijo como propiciación por nuestros pecados"

(1 Juan 4:10).

Lamp.jpg

Una "propiciación" es un sacrificio que satisface la justa ira de Dios.

Todos estos versículos significan esto:

la venida de Jesús no significará nada para nosotros si no nos vemos como pecadores que necesitan salvación. Decir que somos pecadores exige que Dios tenga la máxima autoridad en el mundo.

Sus estándares de justicia se aplican a nosotros, y reconocemos que no los hemos alcanzado.

Star.jpg
Magi.jpg

Decir que necesitamos ser salvados significa que nuestro pecado tiene una pena justa. Merecemos el castigo de Dios. Nos lo hemos ganado. Si nos negamos a decir estas cosas, estamos negando que Jesús vino a salvarnos de nuestro pecado. Estamos negando que necesitamos ser salvados en absoluto.

No había necesidad de que Jesús viniera.

Hay muchos para quienes la celebración del nacimiento de Cristo es un ejercicio de sentimentalismo.

Y no hay nada de malo en la celebración de la temporada, el disfrute de amigos y familiares, y el intercambio de regalos. Sin embargo, para aquellos de nosotros que confesamos que Jesús es el Salvador, ¡nuestro regocijo en la Navidad es que la salvación que necesitamos ha llegado en la persona de Jesucristo!

Visítanos